Portada:  Noticia de actualidad


La construcción de ambas infraestructuras supondrá una inversión global estimada que supera los 2.000 millones de euros

El Ministerio de Fomento ha licitado la redacción del nuevo estudio informativo de la línea de alta velocidad entre Valencia y Castellón, que supondrá la implantación de doble plataforma en dicho tramo del Corredor Mediterráneo. Asimismo, Fomento ha licitado también la redacción del nuevo estudio informativo del nuevo eje pasante norte-sur de la red arterial ferroviaria de Valencia, con el que conectará el nuevo tramo Valencia-Castellón.


(05/09/2017) Ambos estudios se enmarcan en el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI 2012-2024), cuentan con plazos de ejecución de veinticuatro meses y partirán de los estudios previos disponibles que, en los dos casos, serán debidamente completados y actualizados a los nuevos requisitos técnicos y normativos y serán objeto de la correspondiente evaluación de impacto ambiental. (Ver estudios previos Valencia-Castellón y Túnel pasante)

En lo que respecta al tramo de alta velocidad Valencia-Castellón, el contrato licitado (BOE) cuenta con un presupuesto de 655.154 euros y comprende la redacción del estudio informativo, así como el apoyo a la realización de los trámites de información pública y de audiencia previstos en la legislación vigente.

El objetivo del nuevo estudio informativo es la definición de las distintas opciones de trazado que pueden plantearse para una conexión ferroviaria de alta velocidad entre Valencia y Castellón, un tramo de unos 62 kilómetros de longitud, a fin de seleccionar la opción óptima.

Se trata de definir una nueva plataforma de doble vía adicional a la ya existente, en la que se están desarrollando en la actualidad las obras para la implantación del tercer carril. El trazado conectará al sur con el final del futuro túnel pasante norte-sur de Valencia, terminando por el norte en la estación de Castellón.

La nueva infraestructura permitirá segregar los tráficos de alta velocidad del resto de tráficos que discurren por el tramo -cercanías, regionales y mercancías-, incrementando la capacidad de la infraestructura y permitiendo la mejora general de las condiciones de explotación.

El presupuesto orientativo de construcción de esta actuación asciende a unos 1.170 millones de euros.

Con la puesta en servicio de la nueva infraestructura, junto con la del túnel pasante en Valencia, se logrará reducir el tiempo de viaje entre Barcelona y Valencia a 2 horas, desde Barcelona hasta Alicante a 3 horas y hasta Castellón a 1 hora y 35 minutos, permitiendo así servicios competitivos para los trenes de mercancías, más eficientes y ágiles, al incorporar un nuevo trazado.

Nuevo eje pasante norte-sur de la ciudad de Valencia

Como ya anunció el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, el pasado 5 de julio, así como en el último consejo de administración de la sociedad “Valencia Parque Central Alta Velocidad 2003, S.A”, la construcción del nuevo túnel pasante es uno de los elementos básicos de la integración ferroviaria en Valencia.

El estudio licitado (BOE), que tiene un presupuesto de 551.482 euros, definirá un nuevo eje ferroviario que discurra a través del centro urbano de Valencia en dirección sur-norte, desde la futura estación Central de Valencia hasta el entorno del límite de los términos municipales de Alboraya y Meliana, seleccionando la alternativa técnica más adecuada. El tramo, de unos 9 kilómetros de longitud, discurrirá en túnel en su mayor parte y conectará tanto con la actual línea Valencia-Tarragona, como con el futuro tramo de alta velocidad entre Valencia y Castellón.

En consecuencia, está previsto que el túnel pueda ser utilizado tanto por servicios de alta velocidad como por servicios de cercanías, por lo que se incorporará la implantación de estaciones de cercanías en su recorrido.

El túnel conectará por el sur con la futura estación de Valencia, actuación enmarcada en la operación de remodelación de la Red Arterial Ferroviaria de Valencia, por lo que ambas actuaciones deben coordinarse.

La construcción de esta infraestructura, cuyo presupuesto orientativo asciende a unos 880 millones de euros, solucionará la situación actual, en la que las vías ferroviarias acceden a las estaciones de Valencia por el sur y no disponen de continuidad directa hacia el norte, por lo que todas las circulaciones pasantes del Corredor Mediterráneo deben hacer una inversión de marcha, con la consiguiente pérdida de tiempo y limitación de capacidad y funcionalidad de la propia estación.