Portada:  Noticia de actualidad


Instalado en una longitud de casi 64 kilómetros, en la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto-Valencia, mejorará notablemente las condiciones de explotación

Adif pondrá en servicio mañana martes, 4 de julio, el sistema de comunicaciones tren-tierra entre Teruel y Caminreal, en la línea convencional Zaragoza-Teruel-Sagunto-Valencia. La implantación de este sistema en este trayecto de casi 64 kilómetros de longitud comportará importantes mejoras en las condiciones de explotación, ya que aumentará la disponibilidad de la infraestructura, incrementará la seguridad, reducirá los costes de transporte y potenciará los tráficos de mercancías en esta línea.


Mañana entra en servicio el sistema de comunicaciones tren-tierra entre Teruel y Caminreal
 
 
 

(03/07/2017) Se culmina así la primera de las dos fases del proyecto de instalación del sistema tren-tierra entre Teruel y Zaragoza, de acuerdo con el convenio de colaboración firmado en junio de 2015 entre el Ministerio de Fomento, el Gobierno de Aragón y Adif, para el desarrollo de actuaciones de mejora en la gestión y en las instalaciones ferroviarias entre Sagunto, Teruel y Zaragoza. La implantación de este sistema mejorará el control de la circulación e incrementará la capacidad, operatividad y seguridad del trayecto, así como sus prestaciones, disponibilidad y fiabilidad.

La actuación se enmarca en el plan para la potenciación de esta línea como eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, para el que Fomento ha previsto una inversión de alrededor de 335 millones para la mejora integral de las instalaciones ferroviarias hasta 2020, con el objetivo de potenciar tanto las circulaciones de viajeros como de mercancías y captar nuevos tráficos.

En este contexto, también destaca la reciente finalización de las obras entre Teruel y Barracas para la supresión de ocho limitaciones temporales de velocidad, y la redacción de los proyectos para crear apartaderos para trenes de mercancías de 750 metros en las estaciones de Estivella, Jérica, Barracas, Puebla de Valverde, Teruel, Ferreruela y Cariñena.

A estas actuaciones, se añade la ejecución de nuevas obras en diferentes puntos de la línea, entre ellas el refuerzo de estructuras para permitir un aumento de la capacidad portante de los trenes de mercancías, y la redacción de un plan integral de renovación, que incluirá actuaciones en infraestructura y vía, electrificación, trincheras, terraplenes o la mejora de la carga por eje, trabajos que se definirán de acuerdo con la Autoridad Portuaria de Valencia.

Asimismo, próximamente está prevista la reunión constitutiva de la comisión de seguimiento de estas actuaciones, formada por representantes de la Generalitat Valenciana, el Gobierno de Aragón, Adif, Renfe, la Autoridad Portuaria de Valencia, la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas y las confederaciones de empresarios de ambas Comunidades Autónomas.

Primera fase del proyecto

La puesta en servicio de este sistema que posibilita una comunicación instantánea entre los trenes en circulación y los puestos de mando en el trayecto entre Teruel y Caminreal representa la primera fase del proyecto, que cuenta con un presupuesto superior a los 4,4 millones de euros, y que también incluye su implantación en el tramo Caminreal-Bifurcación Teruel (Zaragoza). De este modo, se completará la implantación del tren-tierra en toda la línea Zaragoza-Teruel-Valencia.

Las actuaciones han incluido la implantación de puestos fijos y puestos móviles y las actuaciones de adaptación en el sistema de comunicaciones, además de las pruebas necesarias previas a la puesta en servicio del sistema. Por otra parte, se ha contemplado el mantenimiento de la red fija que se instala en estos tramos y del puesto central situado en Valencia.

De forma paralela, se están ejecutando las actuaciones en el tramo Caminreal-Bifurcación Teruel, con la previsión de finalizar las obras del sistema tren-tierra en este trayecto a finales de este año.

En total, el sistema tren-tierra se instalará en una longitud aproximada de 180 kilómetros. El contrato incluye también el mantenimiento de las instalaciones por un período de diez años.