Portada:  Noticia de actualidad


El nuevo trazado ha supuesto la supresión definitiva del antiguo paso a nivel, el último de la red del suburbano bilbaíno

El pasado 10 de abril se reabrió al servicio la estación de metro de Urduliz, un nuevo trazado que suprime definitivamente el antiguo paso a nivel, el último de la red del suburbano, tras veinticuatro meses de obras y una inversión de veintiún millones de euros. La nueva estación soterrada está ubicada en las inmediaciones de la existente anteriormente, en superficie.


En servicio la nueva estación de Urduliz de la línea 1 de Metro Bilbao
 
 
 

(18/04/2017) Desde su entrada en servicio se retiró el servicio de autobuses lanzadera entre Sopelana y Plencia que ha estado funcionando durante los veinticuatro meses de obras y que ha supuesto un coste de 1.680.000 euros.

Las labores de soterramiento, que han supuesto una inversión de 21 millones de euros, se han desarrollado entre el kilómetro 27+284 y el 27+980 de la línea Bilbao-Plencia, quedando soterrado en su totalidad entre el kilómetro 27+372 y el 27+915, con lo que el tramo de línea cubierta es de 543 metros de longitud con una pendiente máxima de 2,7 por ciento incluyendo la estación.

El soterramiento de la línea a su paso por el municipio vizcaíno, origen y objetivo del proyecto, ha permitido acabar con la barrera que suponía históricamente el ferrocarril para los vecinos, que han recuperado 6.000 metros cuadrados de superficie de suelo público para su uso y disfrute.

Características de la nueva estación

La nueva estación de Urduliz queda ubicada en las inmediaciones de la anterior, si bien ahora se trata de una infraestructura íntegramente soterrada, dotada de ascensor y un acceso desde el fosterito del exterior.

La solución adoptada ha consistido en un falso túnel que da cabida a las estancias e instalaciones habituales en las estaciones de Metro Bilbao y un único andén central de seis metros de anchura para ambas vías. La estación se desarrolla a lo largo de 172 metros de longitud y cuenta con seis pilares.

El acceso a la misma queda a cota del nuevo espacio urbano resultante sobre la cubierta de la estación, que tapa la “cicatriz” creada, hasta ahora, por el corredor ferroviario en el núcleo urbano del municipio.

En este sentido, el Consorcio de Transportes de Vizcaya, CTB, ha firmado un convenio con el Ayuntamiento de Urduliz mediante el cual el Consistorio recibirá 400.000 euros para urbanizar la superficie resultante del soterramiento.

Mejoras en las zonas adyacentes

La interrupción del servicio de metro entre Sopelana y Plencia por la ejecución de las obras se ha aprovechado para realizar diferentes mejoras en los tramos Urduliz-Plencia y Urduliz-Sopelana.

Concretamente, en Plencia se ha rehabilitado el edificio de la estación y se ha construido un nuevo acceso lateral en sustitución del existente para ofrecer mayor seguridad a los usuarios. También se ha mejorado la señalización para permitir la explotación de trenes en ráfaga cuando se considere necesario (en temporadas de playas, de fiestas, entre otras circunstancias).

Por su parte, en Sopela, CTB ha instalado una bretelle para permitir el desvío de trenes por detrás de la actual estación, que mejora la seguridad y eficiencia del servicio de Metro Bilbao.

Colaboración interinstitucional

La financiación de la obra civil, que ha supuesto un total de veintiún millones de euros, ha corrido a cargo del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Vizcaya, a partes iguales. Además el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del gobierno autonómico se ha encargado de licitar a través de Euskal Trenbide Sarea (ETS) las obras de infraestructura. ETS es la responsable de la redacción de los proyectos de infraestructura y accesos mecanizados y dirección las obras.

CTB se ha encargado de redactar, licitar, adjudicar y dirigir las obras para dotar al tramo y a la estación de la superestructura necesaria para su explotación -sistemas de billética, comunicaciones, puesto de mando, mobiliario, entre otros- si bien su financiación depende de la aportación igualitaria del Gobierno Vasco y la Diputación Foral. Una vez entregada la obra, Metro Bilbao es responsable de la explotación del servicio.