Portada:  Noticia de actualidad


Gestionado por la asociación sin ánimo de lucro Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid

Ayer domingo se inició la nueva temporada del Tren de Arganda que realiza su recorrido turístico de cuatro kilómetros entre la estación de La Poveda en Arganda del Rey y el apeadero de la laguna de El Campillo en Rivas Vaciamadrid, en la Comunidad de Madrid.


(06/03/2017)  

Arrastrado por la locomotora Áliva, una máquina de vapor de 1926, el Tren de Arganda que gestiona la asociación sin ánimo de lucro Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid, CIFVM, realizará tres viajes de ida y vuelta todos los domingos de primavera y otoño a las 11:00, las 12:00 y las 13:00 horas.

El viaje discurre por un tramo del antiguo Ferrocarril del Tajuña, y la Áliva tira de tres coches de madera con balconcillo. El AC201 fabricado por Carde y Escoriaza en 1916 y los C-1 y C-2, reconstruidos por la Escuela Taller Román Aparicio de Arganda.

Áliva

La Áliva, recién restaurada por los miembros de CIFVM, fue fabricada por Orenstein & Koppel en 1926 y perteneció a la Real Compañía Asturiana de Minas, que la utilizó para transportar mineral en la mina cántabra de Reocín. Años después de su baja, se hizo cargo de ella la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Torrelavega, que la traspasó en 1994 a CIFVM.

Además de la propia composición, la línea y sus instalaciones, la estación, el apeadero, la cabina de señales o los talleres, constituyen en si mismas piezas de museo, y en el apeadero de La Poveda se puede visitar la maqueta a escala HO de la Asociación Cultural Ferroviaria de Madrid.  

CIFVM

El Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid, CIFVM, fue creado en 1987 por un grupo de aficionados al ferrocarril y se centró fundamentalmente en el modelismo tripulado de cinco pulgadas. Tres años más tarde, compraron la primera pieza de tamaño real, una máquina de vapor de ancho métrico que iba a ser desguazada y que después recibiría el nombre de Arganda. La pieza se guardó en una nave industrial de Arganda del Rey muy próxima al antiguo Ferrocarril del Tajuña, cedida por el Ayuntamiento de la localidad.

A partir de entonces engrosaron su colección de vehículos a escala real con dos cisternas del Ferrocarril del Tajuña y cuatro vagones dedicados al transporte de mercancías procedentes de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya.

En noviembre de 1997, dejó de circular el último tren del Ferrocarril del Tajuña en su tramo entre la cementera de Morata de Tajuña y Vicálvaro, y la asociación consiguió de la Comunidad de Madrid que no se desmantelase el pequeño tramo por el que ahora circula el Tren de Arganda.

Después de varios años de reconstrucción de la línea y del material, el 4 de mayo de 2003 se inauguró el Museo del Tren y se realizó el primer viaje del Tren de Arganda. A partir de entonces, CIFVM ha comprado y restaurado material móvil en desuso y mantiene el antiguo y la línea por donde circula, además de operar el Tren de Arganda.